El Design Thinking en Recursos Humanos es un método de investigación centralizado en el trabajador como principal cliente. En este desafío el trabajo multidisciplinar es esencial. Y el marketing tiene mucho que aportar en este estudio de expectativas, necesidades y motivaciones. Aunque, a priori, los métodos de investigación sean básicamente cualitativos, ya que se estudian emociones, experiencias y valoraciones subjetivas, estos datos pueden ser analizados por profesionales como sociólogos y psicólogos, entre otras profesiones, para convertirlos en resultados cuantitativos.

Un ejemplo de esto son las Intranet corporativas que “ofrecen un entorno y lenguaje más amigable y cercano facilitando experiencias desde la solicitud de días de vacaciones, hasta temas relacionados con el engagement, como hacer efectivo un premio, participar de un concurso interno, reconocer a un compañero o ver las últimas novedades”, destaca Natalia Zúñiga, directora de Marketing y Comunicaciones de la multinacional holandesa de Recursos Humanos, Randstad.

No solo el Big Data es una potente herramienta para conseguir este objetivo, otras herramientas digitales están ayudando a que las tareas rutinarias de RR.HH. sean más eficientes y amigables a la vez que mejoran la experiencia de los empleados: apps móviles, nuevos portales de RRHH, nuevos programas de e-learning, etc. Así, “la tecnología se convierte en uno de los grandes aliados del Design Thinking al servicio de la gestión de personas. O dicho de otro modo, la tecnología es una de las grandes aliadas del diseño centrado en el ser humano”, enfatiza Natalia Zúñiga.

Así, las organizaciones más innovadoras están incorporando el Design Thinking en su enfoque de gestión, apoyo y capacitación con el objetivo de “simplificar” el ambiente de trabajo, reducir el estrés producido por la incertidumbre.